Salida tranquila

Salir a navegar no se sale cuando se quiere, sino cuando se puede, esto es bastante cierto, sobre todo si navegas con un barquito de vela ligera, sin la ayuda de un motor, sirviéndote únicamente del viento y de tu pericia. La ría de Punta Umbría es un sitio precioso para salir a navegar, pero con ciertas peculiaridades que lo hacen complicado. Por ejemplo, las mareas generan un enorme caudal de agua entrando o saliendo de la ría, que gracias al efecto embudo, en el canal de salida, provoca que dependiendo del estado de la marea, con viento flojo sea imposible o bien salir o bien entrar.

Por tanto, la corriente de agua del canal te obliga  a navegar por el borde, donde la corriente es menor y gracias al poco calado del barco de vela, evitas los dar con la orza en los bancos de arena. Otra peculiaridad, esta vez, no es propia de la ría de Punta Umbría, sino de la costa de Huelva, es que por las mañanas no suele levantarse el viento y si se levanta un poco, es tan flojo que no te permite vencer la corriente de la marea (si la tienes en contra). Sobre las 12h, comienza a levantarse el viento, que va aumentando hasta la tarde.

Por tanto, si tu base es la ría, como nos pasa a nosotros, porque el Koralle descansa en la ría, no en la playa, si quieres salir tienes que ver cómo va la marea y si tienes viento suficiente para vencerla en caso de que quieras salir al mar con la marea subiendo.

Y sobre todo, debes tener mucho cuidado por la tarde, porque con marea bajando y sin viento no vas a poder entrar en la ría. Lo que te obligará a dejar el barco en la playa del mosquito. Si vas a navegar en Punta Umbría necesitas tener a mano, la tabla de mareas, un reloj para saber cuando tienes que volver y una aplicación que te dé una previsión del viento.