¿Por qué escribir un libro?

Escribir un libro tiene muchas cosas buenas y algunas cosas malas, pero voy a centrarme en las cosas buenas, las malas es mejor que las descubras por ti mismo, al fin y al cabo no me podría considerar una persona optimista si comenzase hablando de las cosas malas que tiene escribir un libro. Voy a comentar la parte positiva de decidir escribir un libro.

Mucha gente me ha preguntado ¿por qué me dio por escribir un libro? Y la verdad, es que siempre contesto lo mismo, porque me gusta escribir y sobre todo, porque me gusta compartir cosas con la gente. Esta es la razón que te hace escribir un libro, al menos en mi caso, que no soy escritor profesional y que por tanto, no voy a vivir de las ventas de mi libro. Un libro es un proyecto tremendamente bonito, es un reto que te pones a ti mismo y que en muchas ocasiones te hace llegar al límite, lo que lo convierte en un proceso de autoaprendizaje, sí, realmente es un proceso de autoaprendizaje que inicias y cuya excusa es el libro, pero que en ningún caso se convierte en el fin.

Los runners saben de qué estoy hablando, tú no corres para ganar la maratón de nueva york, corres para conocer cuales son tus propios límites, si eres capaz de salir a entrenar todos los días, aunque llueva o nieve, aunque no te apetezca o llegues tarde a casa, cuando corres lo haces para superarte y a menos que seas un profesional, ganar la maratón de Nueva York para ti es poder participar y mejorar tu propia marca.

Pues con el libro ocurre exactamente igual, hay gente que piensa que se trata de un ejercicio para alimentar el ego, puede ser, sobre todo si eres un autor consagrado, que quiere ver su libro en el top-ten de las navidades, pero si por el contrario eres un autor novel, te aseguro que tu libro no va a poder alimentar tu propio ego, podrá alimentar tu autoestima, o el conocimiento de tus propios límites, pero alimentar el ego es algo que está vedado para los autores noveles y si te dedicas a escribir sobre tecnología, ya ni te cuento, las esperanzas de que tu libro alcance el top-ten de ventas en Kindle gracias al boca a boca, sencillamente no está dentro de la cabeza de nadie.

Como digo, escribir un libro es un proceso largo, que requiere de mucho tiempo. Tiempo que tienes que buscar en cualquier sitio y esto es una de las cosas buenas que tiene escribir un libro, te enseña a organizar de manera extraordinaria tu tiempo. Mucha gente me pregunta ¿cómo consigo trabajar, dedicar tiempo a mi familia y además escribir un libro? Es sencillo, organizándome y sacando tiempo de debajo de la piedras. Es importante que entiendas que un libro, como el running, requiere de tiempo y que debes ser una persona muy organizada para poder mantener un equilibrio entre tu afición, tu familia y tu trabajo. Es importante administrar tu tiempo de manera inteligente y aquí cada uno debe hacerlo como mejor crea.

Hay amigos que me han preguntado que ¿por qué un libro y no un blog? La verdad es que podría haber optado por ir publicando el libro en distintos posts, de hecho el libro tiene ese formato de posts independientes. Aunque soy un defensor del blog, el problema que le veo al blog es que si te cansas, puedes dejar el trabajo a medias, total nadie tiene por qué saber que solo he escrito 20 posts de los 68 que tenía planeados. El formato libro, te obliga a establecer las dimensiones, volumen, contenido, formato, etc. Que realmente le dan forma de libro, tienes que plantear una idea, desarrollarla y llegar a unas conclusiones. Es decir, la meta la pones mucho más adelante. Lo interesante del libro es que cuando vas por la mitad, son las 23:30 de la noche, estás cansado y piensas ¿por qué estoy escribiendo esto? Solo tienes dos opciones abandonar o continuar. Y si abandonas te llevas una sensación agría de no haber podido superar tus límites, una desazón por abandonar todo el trabajo que habías realizado hasta ese momento, todo el esfuerzo y tiempo dedicado lo tiras al retrete. Con los posts no ocurre esto, porque al día siguiente puedes comenzar a escribir sobre otra cosa. Esta es la razón de que aconsejo a todo el mundo que prueben la experiencia de comenzar un libro, para que aprendan hasta dónde pueden llegar.


foto_libro_cafe
Foto de @RabanilloB

Otra experiencia positiva de comenzar un libro es que consigues conectar con mucha gente, sin la cual sería imposible terminar el proyecto, me refiero a amigos, compañeros y familiares, que te animan, aconsejan y ayudan con el libro. Hay gente que prefiere no compartir con nadie, la experiencia de escribir un libro, yo tengo un grupo de personas, con las que sí he compartido mis dos libros y lo he hecho por dos razones, porque es necesario, sobre todo en un libro técnico conocer el punto de vista de otras personas, sobre el tema que estás escribiendo y lo que es más importante en mi caso particular, cuando le cuentas a tus amigos y compañeros que estás escribiendo un libro, te ayuda a superar esos momentos de flaqueza, al fin y al cabo, el problema de no ser Ken Follet, es que si no terminas un libro siente que estás defraudando a tu círculo más cercano. Esta estrategia puede parecer

El compartir tu proyecto con más gente tiene otra ventaja, incrementa de manera notable tu capacidad para asimilar las críticas, y te permite entender que sea cual sea el comentario que te hagan, siempre tienen un lado positivo. Este enfoque frente a la crítica te ayudará cuando tu libro lo lea gente fuera de tu círculo más próximo, ya que cualquier crítica tiene un lado positivo, por muy negativa que sea. Es crucial detectar el factor constructivo de la crítica, porque es lo único que te permitirá seguir mejorando.

En resumen, escribir un libro tiene muchas cosas positivas, te hace crecer cómo persona, te ayuda a salir de tu zona de confort, te permite establecer nuevos límites para tu propia constancia, te ayuda a organizar tu tiempo de manera más inteligente, incrementas tu capacidad de síntesis y redacción, y muchas más, pero lo realmente positivo es que te diviertes mientras creas algo como un libro.

¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos.
¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí.
Hemos logrado una satisfacción completa, hemos materializado.
Luchar y comprender, nunca el uno sin el otro, esta es la ley.”
George Herbert Leigh Mallory, montañero y escalador