Koralle familiar

Hoy hemos ido toda la familia a dar unos bordos con el Koralle en la ría. Cuando nos hemos acercado al barco, lo hemos visto extrañamente inclinado, el resultado, rueda pinchadaaaaaa!!! Vaya desastre, menos mal que hemos preguntado a la gente de la escuela de vela y nos han prestado una rueda para que podamos echar el barco al agua.

Una vez que hemos cambiado la rueda, nos vamos a navegar un rato, mañana nos ocuparemos del pinchazo.

Las condiciones eran buenas, tanto el viento como la marea en la ría, nos han permitido dar unos bordos, con algunas rachas de viento, que nos han permitido ceñir bastante. Los proeles se han comportado muy bien, aunque uno de ellos, el mayor, se ha empeñado en pedir el timón, dice que se aburre de proel AJJAAJJAAA!!!

 

 

En la foto se ve cómo hemos coincidido con otros dos barcos, una Estel al fondo, barco que le encanta a Marcos y que está deseando probar y un Snipe que nos encanta a Pablo y a mí, porque nos acordamos del Burbujas que nos espera en el Atazar para navegar en otoño y primavera. El Koralle es muy bonito, pero no lo podemos comparar con la elegancia del Snipe.

 

El proel que quiere ser timonel

Vaya tripulación que tiene el Koralle, lo pasamos muy bien y podemos compartir estos momentos tan especiales.

 

Gracias Koralle!!!