Koralle familiar II

Hoy le ha tocado el turno a María, para ver cómo se comporta como proel y si puedo incluirla dentro de la lista de proeles del Koralle.

 

Hemos tenido suerte, el viento en la ría era perfecto para esos bordos de iniciación que queríamos dar.

 

Lo bonito de navegar en la ría es el baño de humildad que te das cuando te cruzas con barquitos un poco más grande que el Koralle JAJAJJAJAA!! Creo que a María le gustaría más ir en ese barco que te puedes estirar, que en el Koralle.

Sin más novedad, hemos echado el Koralle a tierra, después del bautizo de proel de María.