Koralle, día triste

Hoy ha sido un día triste para mi Atlanta Koralle, hemos salido a navegar y hemos partido la orza de babor. Nos hemos llevado el susto de nuestra vida, porque estábamos navegando de través, con un viento de unos 15 nudos, el barco iba bien hasta que hemos entrado en la ría, nos hemos encontrado rachas de viento que ha forzado demasiado la orza de babor y hemos empezado a escuchar como “algo” se empezaba a romper. El barco es de 1974, yo pensé que se estaba rajando el casco y mi sobrino Pepe, que los obenques estaban levantado la madera, cuando nos hemos asomado por la borda de babor, hemos visto como la orza estaba horizontal, como si del ala de un avión se tratase.

Una vez hemos entrado en la ría, la hemos separado del barco en la area y este es el estado en el que ha quedado. Ahora toca buscar un carpintero y hacer un juego de orzas nuevo.