Flotador para el mástil del Snipe

El Snipe es un barco con muchas cosas buenas, sobre todo porque al ser un barco en el que prima la técnica sobre la velocidad, es un barco pesado que aguanta perfectamente la escora. Pero entre las cosas malas es que al ser tan pesado, recuerda que son 172Kg de barco, cuando vuelca no es fácil de adrizar y más cuando tienes la suerte de volcar en chocolatera. Mi problema es que, aunque nosotros no llevamos el barco al límite, mi proel solo pesa 30kg, lo que complica mucho la operación de adrizar.

Además, hay que añadir que debido a las cámaras de aire del casco del Snipe, tiende a volcar completamente, por lo que debes cerciorarte de asegurar correctamente la orza, porque con una orzan tan pesada como la el snipe, si lo la atas perfectamente, terminará en el fondo del agua, con lo que te será imposible darle la vuelta y no tendrás más remedio que pedir ayuda (nunca olvides llevar un móvil o una radio).

En el siguiente post tenéis una explicación de por qué barcos como el Snipe tienen preferencia a volcar completamente, frente a barcos más modernos.

http://www.kayarchy.com/html/01equipment/012otherboats.htm

Por todo esto, estuve dando vueltas para montar un flotador en el mástil, al estilo de los que se ponen en los catamaranes. Buscando ideas encontré unos flotadores inchables  que se sujetan al mástil utilizando la relinga de la vela, pensé que podría utilizar uno de esos flotadores que venden para que nos niños aprendan a nadar, para montar un flotador para el mástil.

La idea es cortar por la mitad uno de estos flotadores, que suele medir unos 150cm. Utilizamos un cabo de 2mm, necesitamos que sea de un diámetro pequeño para que podamos meterlo junto con la relinga de la vela en el mástil. En la siguiente foto se puede ver como el cabo recorre el interior de ambos flotadores.

 

La idea es poder atar el cabo de 2mm que recorre el interior de los flotadores al puño de la driza para que el flotador suba mientras izamos la vela.

En el momento de que estemos izando la vela, metiendo la relinga de la vela en el mástil y llegue el final de los flotadores, solo tenemos que meter el cabo que une los dos flotadores, junto con la relinga de la vela en el mástil. Esto ayudará a que los flotadores permanezcan unidos al mástil.

 

Ya veremos si el artefacto flotador consigue evitar que la orza apunte al cielo, aunque no es muy elegante y supongo que interferirá en el flujo del viento sobre el gratil de la parte superior de la vela, me da más tranquilidad salir con Pablo a navegar y reducir las posibilidades de que el vuelco sea total. Por lo menos hasta que mi pequeño proel crezca y su peso me ayude en el proceso de adrizar el pesado Snipe.