El plan de Capacidad un proceso bidireccional

La mayoría de la gente tiene una idea preconcebida sobre la naturaleza de un plan de capacidad, que en muchos casos no refleja lo que un plan de Capacidad es en realidad, porque si hacemos una pequeña encuesta dentro de nuestra organización con una sencilla pregunta:

¿ Qué es para ti un plan de Capacidad ?

El 90% de las personas contestarán que se trata de un plan para comprobar  si tenemos suficiente capacidad para procesar nuestra información.

Aunque esta respuesta no es totalmente errónea, sí nos muestra la idea arraigada en la mayoría de las organizaciones sobre que el plan de Capacidad es algo que compete a las áreas de IT, son ellos los responsables de mantener las infraestructuras IT y por tanto, son los responsables de garantizar la capacidad de estas infraestructuras para disponer de unos niveles mínimos de calidad de operación del negocio.

Éste es el error, considerar el plan de Capacidad como un flujo unidireccional del Negocio a la Tecnología, donde el Negocio genera necesidades y la Tecnología se encarga de cubrir dichas necesidades con los recursos demandados. En realidad en plan de Capacidad debemos entenderlo como un flujo bidireccional que conecta Negocio y Tecnología.

Del Negocio a la Tecnología. Como hemos comentado antes, este ha sido la visión que históricamente se ha tenido del plan de Capacidad, el Negocio demanda necesidades y la Tecnología se encarga de cubrir estas necesidades.

De la Tecnología al Negocio. Este es el flujo menos conocido de un plan de Capacidad, ya que pocas organizaciones se plantean recorrer el camino inverso al que conocen, pero ¿ y si planteamos a las organizaciones un nuevo rol para las áreas IT? Cuestionar la forma en la que el Negocio está haciendo uso de los recursos, no desde una forma agresiva o destructiva, en la que ponemos en tela de juicio los procesos de Negocio, sino de una perspectiva constructiva que permita a los procesos de Negocio cuestionarse su propia forma de hacer las cosas y el uso de los recursos IT.

Disponer de una filosofía dentro de la organización que permite cuestionar cualquier proceso para intentar mejorarlo, nos permitiría por ejemplo agilizar a adaptación de nuevas tecnologías que surjan en el ámbito de IT. Por tanto, aquellas organizaciones que comprendan que el Negocio y la Tecnología deben de ir de la mano, tendrán muchas más opciones de afrontar cualquier cambio que se produzca tanto a nivel interno, como pueden ser la necesidad de modificar o generar nuevos procesos de Negocio y/o adoptar nuevas  tecnologías, o cambios externos, por ejemplo una variación de la demanda del producto.

Teniendo en cuenta que el plan de capacidad no tiene la función de rediseñar los procesos de negocio , la organizaciones deben entender el plan de capacidad, no solo como la planificación de acciones que nos permitan afrontar cambios en el Negocio, sino también como un elemento que pueda cuestionar la forma en la que se desarrollan parte de los procesos de Negocio y si podríamos mejorar el uso que dichos procesos hacen de los recursos IT.